Ayudas de hasta 24.000 euros para propietarios que rehabiliten su piso

0

Fuente: Expansión

El macroplan del Gobierno destinará 3.420 millones de euros de los fondos europeos a través de ayudas directas y deducciones fiscales. Las subvenciones irán desde los 2.000 euros para actuaciones en viviendas individuales hasta los 24.000 por piso reformado en el caso de rehabilitación integral de barrios vulnerables.

Raro será quien no conozca a alguien que durante el confinamiento aprovechara para embarcarse en una reforma casera o, peor, que sufriera la de algún vecino. Y sin embargo España no brilla por su espíritu reformista en lo que a vivienda se refiere: más de la mitad del parque residencial se construyó antes de 1980, y el 95% de los pisos tienen una etiqueta energética D o peor, un auténtico derroche.

Pero la pandemia podría darle un nuevo vuelco al apetito por las reformas, en gran medida por el plan multimillonario de ayudas a la rehabilitación de vivienda que prepara el Ministerio de Movilidad, Transportes y Agenda Urbana. El macroplan destinará 3.420 millones de euros de los fondos europeos a través de ayudas directas y deducciones fiscales. Gastando apenas un 5% de los 70.000 millones que España recibirá de Bruselas en forma de ayudas, el Gobierno aspira a movilizar el equivalente al 18,7% del maná comunitario, y de paso inyectar 13.500 millones en la economía, crear 188.000 empleos y rehabilitar 510.000 viviendas.

EXPANSIÓN ha tenido acceso a los últimos detalles: a cuánto ascenderán las ayudas, qué requisitos deben cumplir los propietarios, cómo se repartirá el dinero por comunidades…

El grueso de las partidas se lo lleva la rehabilitación de edificios.

Los 3.420 millones de euros en inversiones se dividirán de la siguiente forma: el Gobierno dará 976 millones a las comunidades para las rehabilitaciones de barrios y 1.994 millones en ayudas a la rehabilitación de edificios enteros y actuaciones individuales. Además, dedicará 470 millones a las deducciones fiscales en el IRPF, e invertirá 1.000 millones en ayudas a la promoción de viviendas destinadas al alquiler social.

Subvenciones de entre 2.000 y 24.000 euros y deducciones en el IRPF.

El Ejecutivo costeará hasta 24.000 euros por vivienda en rehabilitaciones integrales de barrios; 21.000 euros para edificios, y unos 2.000 euros por vivienda en el caso de propietarios que acometan reformas individuales (ver información adjunta). También habrá deducciones en el IRPF por obras en vivienda habitual. Si es sólo un propietario, tendrá una deducción del 20% si reduce un 7% su demanda en climatización; y del 40% si la reducción del consumo alcanza el 30% o logra una certificación energética A o B. Si las obras se llevan a cabo en un edificio, los propietarios de las viviendas del edificio podrán disfrutar de una deducción del 60% si reducen al menos un 30% el consumo de energía no renovable.

Hasta 50.000 euros para la construcción de viviendas de alquiler social.

Pero no todo son ayudas a la rehabilitación. El Ejecutivo también concederá subvenciones de hasta 50.000 euros por vivienda a promotores que construyan pisos de alquiler social en edificios energéticamente eficientes. Las construcciones se harán en suelo público, deberán estar terminadas para junio de 2026 y cederse durante 50 años o destinarse al alquiler social.

¿Cuál será el criterio de reparto a las comunidades?

Para el programa de rehabilitación (barrios, edificios y viviendas) el Gobierno repartirá en total 2.970 millones a las comunidades (1.151 millones este año, y 1.819 millones a repartir entre 2022 y 2023). El reparto se hará en función del número de hogares existente en cada comunidad, tomando como referencia la Encuesta Continua de Hogares del INE de 2020.

¿Cómo se asegurará la ejecución del dinero?

La pregunta del millón. España recibirá una cantidad multimillonaria de los fondos europeos, pero se enfrenta al reto de gastarla bien y a tiempo. Para asegurar la ejecución, el Gobierno establecerá un sistema semestral de revisión de la absorción de los fondos, donde por ejemplo las ayudas futuras a las comunidades estarán condicionadas a la ejecución de las cantidades ya transferidas. Es más, el documento advierte de que en 2023 el Gobierno revisará la ejecución de las comunidades y podría modificar los criterios de reparto en función de la eficacia que demuestren en la ejecución de las ayudas.

Aislamiento de fachadas, la actuación mejor valorada.

La mayoría de las reformas emprendidas en España están más cerca del lavado de cara que del auténtico ahorro energético; por eso, el Ejecutivo pone como requisito para conceder ayudas que se demuestre una reducción del consumo. Éste, como mínimo, tendrá que suponer un recorte del 30% en el consumo de energía primaria no renovable o una mejora a la etiqueta energética A o B. Pero, ¿cómo lograrlo?

En el caso de rehabilitación de barrios o edificios enteros, está claro: la actuación más común, el aislamiento de la fachada, es precisamente en lo que se fijarán las comunidades a la hora de dar ayudas. El documento con los detalles del plan al que ha tenido acceso este diario especifica que se prestará “especial atención a la envolvente edificatoria en edificios”. Estas obras representan el 90% de las reformas financiadas, según datos de Deutsche Bank, con un importante ahorro energético, que puede llegar al 50% del consumo en los edificios más antiguos. La sustitución de calderas o instalación de placas fotovoltaicas son otras opciones. En el caso de actuaciones en viviendas individuales, el aislamiento de la fachada sigue siendo un elemento a valorar, amén de la sustitución de ventanas. Todo lo que contribuya al aislamiento térmico de la vivienda.

Requisitos: Ahorro energético, 50% de uso residencial, inversión mínima…

Para obtener las ayudas no basta con lograr un ahorro mínimo en el consumo de energía (ver información adjunta). En el caso de obras en barrios, el 50% de la edificabilidad sobre rasante deberá ser de uso residencial, porcentaje que asciende al 70% si se habla de la rehabilitación de un edificio. Además, en el caso de propietarios con reformas individuales, deberán desembolsar una inversión mínima de 1.000 euros, sobre la que el Estado costeará 400 euros, y el inmueble tiene que ser residencia habitual o alquilado como vivienda habitual.

¿Cómo se seleccionarán los proyectos?

En el caso de barrios, Gobierno y comunidades pactarán las áreas de actuación en comisiones bilaterales. Para solicitudes de comunidades de vecinos (edificios) y propietarios (viviendas individuales), el procedimiento será de concurrencia simple y tendrá lugar por medio de convocatoria pública por parte de la comunidad. ¿Qué se valorará? Además del tipo de actuación y ahorro logrado, elementos como la calidad técnica, eficiencia en el uso de recursos o mejora de la accesibilidad.

Autora: Inma Benedito

Comparteix:

Envia·ns un comentari