Varapalo judicial a Hacienda por las sociedades de alquiler de viviendas

0

Fuente: El Periódico

El TSJC ratifica la deducción del 85% de una entidad dedicada al arrendamiento que anuló la Agencia Tributaria

Varapalo judicial en toda regla a Hacienda. El Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC) ha ratificado la deducción que practicó una sociedad dedicada al alquiler de viviendas durante varios ejercicios acogiéndose al régimen especial para estas actividades incluido en el impuesto de sociedades, que la Agencia Tributaria anuló tras unas inspecciones.

Este fallo, que invalida una decisión del Tribunal Económico Administrativo Regional de Catalunya (TEARC), dependiente del propio fisco; abre la puerta a reclamar la devolución de las cantidades que se le reclamaron en su día a la firma afectada, explica el abogado Antonio Diaz Tarragó, que ha llevado el caso y tiene en curso otros dos recursos más. Esta resolución se suma a otra anterior del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha en la misma línea.

La sociedad afectada, consituida a partir de la herencia de una propiedad inmobiliaria por parte de tres hermanos en Barcelona, venía aplicándose una deducción del 85% en la cuota del impuesto de sociedades por las cantidades obtenidas por el alquiler de viviendas, acogiéndose al régimen especial previsto. Hasta el 2007, Hacienda aceptó esta fórmula, pero a partir de dos años después se llevaron a cabo inspecciones que obligaron a la sociedad a regularizar lo pagado en los ejercicios 2008, 2009, 2010, 2011 y 2012, explica Díaz Tarragó.

La firma afectada lo impugnó ante el TEARC, pero este lo ratificó, hasta llegar a la sentencia de la sección primera de la sala de lo contencioso administrativo del TSJC. A juicio de Diaz Tarragó, la resolución del TSJC es importante porque existen muchos casos de herencias de inmuebles cuyos beneficiarios utilizan luego sociedades para gestionar los alquileres y aliviar la carga fiscal.

También subraya el hecho de que se recurriera la decisión del TEARC, lo que paralizó la prescripción, por lo que la sociedad implicada podrá ahora reclamar la devolución de todos los ejercicios afectados, aunque superen los cinco años que establece la ley para que caduque esa posibilidad.

Definición

El dictamen del TSJC entiende, a diferencia de lo que estableció la Agencia Tributaria tras las inspecciones, que el requisito de contar con personal contratado a jornada completa y dedicar un local específico al negocio para el alquiler de viviendas que se le exigía para que se considerara una actividad económica susceptible de entrar en el régimen especial excedí o establecido en la ley. El TSJC ve inapropiado que la inspección de Hacienda recurriera a la definición de actividad económica prevista en la ley del IRPF para una actividad sujeta al gravamen de sociedades, que se limita a determinar que mantener una actividad económica y que esta ha de ser su actividad principal.

De hecho, el fallo anterior del Tribunal superior de Justicia de Castilla-La Mancha venía a decir lo mismo: “los referidos requisitos de la Ley del IRPF no pueden aplicarse al régimen especial de las entidades dedicadas al arrendamiento de viviendas”.

Según el fallo, del TSJC “la norma no exige los requisitos del artículo 27 de la ley del IRPF para considerar actividad económica el arrendamiento de inmuebles, en este caso, de viviendas”. A su vez recuerda que el artículo 3 del Código Civil, en el que se establece que las normas “se interpretarán según el sentido propio de sus palabras, en relación con el contexto, los antecedentes históricos y legislativos, y la realidad social del tiempo en la que han de ser aplicadas. atendiendo fundamentalmente al espíritu y finalidad de aquellos”.

En este sentido, las ventajas fiscales que se establecieron en su día fueron para estimular la oferta de viviendas de alquiler en el mercado, recuerda Diaz Tarragó. 

De ocho a más viviendas para arrendamiento

Para poder acogerse a este régimen especial de entidades dedicadas al alquiler, el arrendamiento ha de ser de viviendas y esta ha de ser la actividad económica principal. Las viviendas tienen que haber sido construidas, promovidas o adquiridas por la entidad. La norma excluye el arrendamiento para uso turístico o de temporada.
Otro de los requisitos es que el número de viviendas arrendadas u ofrecidas en arrendamiento sea igual o superior a 8, y que permanezcan alquiladas u ofrecidas en alquiler durante al menos 3 años. A su vez se tiene que realizar una contabilización separada de cada inmueble, para saber la renta correspondiente a cada vivienda y la opción por este régimen debe comunicarse a la Administración Tributaria.

Comparteix:

Envia·ns un comentari