Dos tercios del stock de pisos del boom siguen sin venderse

0

Fuente: La Vanguardia

Valencia, Catalunya y Andalucía concentran la mitad de las viviendas

Los excesos del “boom” inmobiliario de principios de siglo siguen sin digerirse, una década después, y aún quedan por vender 459.876 pisos de la burbuja según el estudio anual sobre el stock inmobiliario que elabora el ministerio de Fomento. La estadística publicada este jueves señala que desde el máximo, de 649.780 viviendas nuevas sin vender, que se alcanzó en 2009 el stock de inmuebles pendientes de venta sólo se ha reducido en un 29%.

Fomento empezó a elaborar esta estadística en el 2009 para cuantificar el inventario de vivienda nueva, y analiza la variación desde el 2004, año en que se considera que el mercado estaba equilibrado y no había stock.

Los datos del ministerio señalan que el stock se disparó entre el 2005 y el 2009, y desde entonces ha ido reduciéndose a un ritmo muy lento, de apenas un 4% anual (el 3,6% el año pasado), durante nueve años consecutivos. Este stock, recuerda Fomento, solo incluye viviendas que nunca se han vendido, y no la vivienda que alguien ha adquirido y está vacía. Tampoco incluye vivienda de las nuevas promociones empezadas en los últimos años y que están aún a la venta.

Prácticamente la mitad del stock (49,7%) se concentra en la Comunidad Valenciana, Catalunya y Andalucía (86.137 viviendas, 73.048 y 69.327 respectivamente). Sin embargo, estas son las tres comunidades más pobladas. En términos relativos, respecto a la población, el stock es especialmente grande en Castellón (5,89%), Toledo (3,89%), Almería (4,56%), La Rioja (4,42%), Ciudad Real (3,93%) y Lleida (3,84%). En el conjunto de España el stock supone el 1,79% del parque de viviendas. En las zonas más dinámicas, como las provincias de Madrid, Barcelona o Valencia, el inventario de vivienda sin vender no llega ni al 1,5%.

Las tres que más tienen concentran el 50% nacional

Según el ministerio, el stock acumulado de vivienda disminuyó en 2018 en todas las comunidades autónomas, excepto en Canarias, Ceuta y Melilla. En las provincias de Guipúzcoa, Málaga, Huelva, Huesca, Lugo y Baleares la caída superó incluso el 10%.

La lenta “digestión” de los excesos de la burbuja se produce a pesar de la recuperación de las ventas de pisos: en 2018 se vendieron 515.051 viviendas en España, un 10,1% más que en el año anterior y superando la cota psicológica del medio millón por primera vez desde 2008.

Sin embargo,el stock invendido está en muchos casos “fuera del mercado”, es decir tiene características que lo hacen poco deseable por los potenciales compradores, por lo que coincide que en localidades con abundante vivienda nueva sin vender, como Lleida, se estén empezando nuevas promociones que se venden a buen ritmo.

En localidades con abundante vivienda por vender se construyen nuevas promociones

Fuentes inmobiliarias explicaron que en muchos casos son promociones mal ubicadas, en zonas urbanas no consolidadas o sin acceso al transporte público, en las que predominan los pisos pequeños, de 2 habitaciones, cuando en los últimos años la principal demanda ha sido de reposición, de personas ya propietarias que buscaban viviendas mejores. Además, muchas de estas viviendas, pese a no haber sido nunca usadas, se han deteriorado y el equipamiento y las calidades constructivas son peores que las que se exigen ahora a las viviendas nuevas.

Según el estudio sobre el mercado inmobiliario realizado por el catedrático de Economía Aplicada de la UAB, Josep Oliver, para la inmobiliaria Anticipa, cerca de 150.000 de estas viviendas son lo que los ingleses denominan “inventario en la sombra”: pisos que quedaron en estructuras, o a medio hacer y que por el deterioro que han sufrido o por su mala ubicación, en lugares donde no hay demanda de compra, no tiene sentido acabarlos.

Comparteix:

Envia·ns un comentari