Madrid y Cataluña seguirán tirando de la vivienda en un entorno de moderación

0

Font: Expansión

Los grandes polos inmobiliarios mantendrán su pujanza el próximo ejercicio, a pesar de la tónica de moderación del mercado. Los precios de la vivienda seguirán creciendo con fuerza en Madrid, Cataluña y Baleares, a ritmos superiores al 5%, de acuerdo con un informe de Sociedad de Tasación publicado ayer. Con ello, estas zonas mantendrían el dinamismo del mercado, en un momento en el que todas las regiones se mantendrán en positivo. Con todo, la tasadora advierte de una ralentización de los ritmos de crecimiento de los precios, especialmente en las grandes ciudades, debido probablemente a la mayor dificultad para acceder a la vivienda así como a una menor confianza de los agentes del mercado.

Los precios de la vivienda crecerán por encima del 5% en Madrid, Cataluña y Baleares, según las últimas previsiones de Sociedad de Tasación, que se centran en la vivienda nueva en las capitales de cada provincia. Con ello, estas regiones mantendrán el pulso del mercado inmobiliario, tal como ya hicieron en 2018. La diferencia es que si bien en el año que acaba de terminar hubo muchas regiones que experimentaron alzas considerables (incluyendo también al País Vasco, la Comunidad Valenciana, Aragón o Canarias), ahora la diferencia de velocidades es mayor.

Este mayor ritmo no se debe a un único factor. Por ejemplo, los tasadores apuntan a un agotamiento del stock de vivienda sin vender y a la buena marcha de la economía en el caso de la Comunidad de Madrid, mientras que estos factores tendría menos peso en Cataluña o Baleares. En el archipiélago, por ejemplo, las ventas de vivienda habitual y de segundas residencias se ven como más determinantes de cara a la evolución del mercado. Por su parte, la buena marcha del sector en Cataluña vendrá marcada especialmente por la demanda para vivienda habitual.

Con todo, Sociedad de Tasación percibe una ligera desaceleración de los precios de cara a la primera mitad de este ejercicio. ‘La variación anual de precios de vivienda nueva durante el año 2018, se sitúa en el 5,4% [medio punto menos que en el primer semestre], aunque se detectan síntomas de fatiga, principalmente en las grandes capitales’, advierte el informe. Aunque Sociedad de Tasación no explica directamente a qué se debe esta ralentización, se trata de un fenómeno anticipado por muchos expertos, que alertaban de que el hecho de que los precios subieran muy por encima de los sueldos podría provocar que muchos posibles compradores quedaran excluidos del mercado.

Esfuerzo financiero De hecho, el texto señala que el esfuerzo financiero para acometer la compra de una vivienda es mucho mayor en las tres regiones mencionadas que en el resto de España. Por ejemplo, un trabajador necesita 15,4 años de sueldo íntegro para pagar un inmueble en Baleares, por 8,4 años en Cataluña u 8 años en Madrid. En cambio, en La Rioja, Murcia, Aragón, Extremadura, Castilla-La Mancha o Asturias, esta cifra cae al entorno de los 5 años. Además, este esfuerzo financiero ha dejado de subir en Madrid y Cataluña (al contrario que lo que sucede en el resto de España), lo que muestra que los precios en estas regiones van ligados a las posibilidades que otorgan las mejoras salariales.

Por todo ello, Sociedad de Tasación apunta a una ralentización de los precios hasta el entorno del 3%-4% en el primer semestre de este año, aunque no prevé que la tendencia vaya a entrar en negativo en el corto plazo. ‘De mantenerse las condiciones macroeconómicas actuales, es poco probable que se invierta el ciclo alcista iniciado hace casi dos años, si bien la pendiente de crecimiento se suavizará en relación con periodos inmediatamente anteriores’, señala el texto. Entre los distintos factores que apuntalan el mantenimiento de las alzas, destaca el mantenimiento de la buena rentabilidad que proporciona el mercado del alquiler ‘en comparación con otros productos financieros con similar nivel de riesgo’ (ver información adjunta), el hecho de que el PIB sigue creciendo, la continuidad del interés por el sector residencial y la entrada en Bolsa de las promotoras más representativas, lo que asegura su estabilidad. A esto hay que sumar también la circunstancia de que cada vez hay más zonas ‘en que la escasez de suelo finalista tensiona los precios al alza’. Con todo, el Índice de Confianza, elaborado con encuestas a más de 700 tasadores arroja su segundo retroceso consecutivo, algo que sucede por primera vez desde 2012.

Comparteix:

Envia·ns un comentari